Virgen morena de Oropa, ante la que le gustaba rezar a Pier Giorgio antes de escalar la montaña