Federico del Carpio (Lanus Argentina)

Mi nombre es Federico, soy de la diócesis de Avellaneda-Lanús y participo activamente de la Pastoral Universitaria de dicha diócesis.

Tengo una gran admiración por el Beato Pier Giorgio Frassati y quería compartir con ustedes algo que escribí en el día de ayer y que publiqué en mi Facebook con ocasión de un nuevo aniversario de su partida a la casa del Padre.

Quise ser breve y conciso porque de lo contrario muy pocos lo leerían. Por suerte tuvo muy buena repercusión y lo han compartido otras pastorales universitarias.

La intención con este escrito era poder despertar en los que lo leyeran, genuinos deseos de santidad como los que despertó Pier Giorgio en mí cuando conocí su vida.

Espero que lo sepan apreciar.

Muchas gracias,

Federico del Carpio

 

1925 - 4 de julio - 2012

Beato Pier Giorgio Frassati

¿Por qué insisto tanto con Pier Giorgio Frassati? ¿Qué tiene?

Pier Giorgio es una invitación, un desafío para el joven de hoy. Nada de lo que hizo resulta imposible de hacer. Nada. Fue, simplemente, un joven. Tuvo amigos, hizo deportes, estudió y hasta se enamoró. Y hoy está a un paso de la santidad. Él nos demuestra que la santidad es posible para los jóvenes que amamos a Jesús y a su Iglesia, y que podemos ser jóvenes cristianos, coherentes y comprometidos en este mundo tan adverso.

Los invito a conocer 10 puntos de su vida que me maravillan y me hacen elegirlo como modelo para ser un mejor cristiano, amar más a Cristo y servir cada día más a la Iglesia:

  1. Fue una persona de mucho humor. Un verdadero bromista, apodado “Robespierre” o “Terror” por sus amigos, con quienes formó la asociación llamada “Los tipos sospechosos”. Nunca dudó en compartir su vida espiritual con ellos.
  2. Fue un joven de profunda oración. Se asoció al Apostolado de la Oración y a la Congregación Mariana. El Rosario fue su arma.
  3. Llegó a recibir la comunión diaria. Para él, era un regalo que Dios le hacía cada mañana. A esto le sumaba la adoración nocturna de la eucaristía.
  4. Desde la Sociedad de San Vicente de Paul, se dedicó al servicio de los enfermos y necesitados, cuidando a los huérfanos y soldados de guerra. Muchas veces volvía a pie a su casa por haberle dado el dinero a los más pobres.
  5. Se cuestionó su vocación y se dio cuenta que como laico podía ofrecer mucho más a la sociedad.
  6. Fue un estudiante universitario. Estudió ingeniería en minas para poder “servir mejor a Cristo entre los mineros”. Por eso es patrono de los estudiantes universitarios.
  7. Le gustaban mucho los deportes. Las excursiones a las montañas con sus amigos eran excelentes oportunidades de apostolado.
  8. Participó de la Federación de Estudiantes Católicos, de la Acción Católica y fue miembro activo del Partido Popular desde donde promovió las enseñanzas de la Iglesia basadas en la encíclica Rerum Novarum de León XIII.
  9. Ayudó con entusiasmo a preparar el primer Congreso de Pax Romana con el objetivo de unir a los estudiantes católicos del mundo para trabajar juntos por la paz universal.
  10. Aunque con los pies en la tierra, siempre apuntó “Hacia lo alto!”